Brócoli al horno con bechamel

Brócoli al horno con bechamel

Brócoli gratinado

Tradicionalmente, el brócoli cocido se enrolla en queso griego y luego se hornea hasta que se dore. Esta receta añade una nueva capa al incorporar una bechamel clásica que reúne todos los sabores. Sírvelo con pollo asado o cordero.

Las temperaturas del horno son para el convencional; si se utiliza el ventilador (convección), reduzca la temperatura en 20˚C. | Utilizamos cucharadas y tazas australianas: 1 cucharadita equivale a 5 ml; 1 cucharada equivale a 20 ml; 1 taza equivale a 250 ml. | Todas las hierbas son frescas (a menos que se especifique) y las tazas están ligeramente envasadas. | Todas las verduras son de tamaño medio y están peladas, a menos que se especifique. | Todos los huevos son de 55-60 g, a menos que se especifique.

Poner una cacerola grande a fuego medio-alto. Añadir la mantequilla y, una vez espumosa, añadir la harina. Cocinar, removiendo constantemente, durante 2-3 minutos hasta que la mezcla empiece a parecerse a la arena mojada. Añadir poco a poco la leche y seguir removiendo hasta que la bechamel espese y empiece a burbujear. Retirar del fuego, añadir la yema de huevo y remover bien. Sazonar al gusto.

Cazuela de brócoli y coliflor con bechamel

Tradicionalmente, el brócoli cocido se enrolla en queso griego y se hornea hasta que se dore. Esta receta añade una nueva capa al incorporar una bechamel clásica que reúne todos los sabores. Sírvelo con pollo o cordero asado.

Las temperaturas del horno son para el convencional; si se utiliza el ventilador (convección), reduzca la temperatura en 20˚C. | Utilizamos cucharadas y tazas australianas: 1 cucharadita equivale a 5 ml; 1 cucharada equivale a 20 ml; 1 taza equivale a 250 ml. | Todas las hierbas son frescas (a menos que se especifique) y las tazas están ligeramente envasadas. | Todas las verduras son de tamaño medio y están peladas, a menos que se especifique. | Todos los huevos son de 55-60 g, a menos que se especifique.

TE PUEDE INTERESAR  Cuantas calorias tiene un kebab

Poner una cacerola grande a fuego medio-alto. Añadir la mantequilla y, una vez espumosa, añadir la harina. Cocinar, removiendo constantemente, durante 2-3 minutos hasta que la mezcla empiece a parecerse a la arena mojada. Añadir poco a poco la leche y seguir removiendo hasta que la bechamel espese y empiece a burbujear. Retirar del fuego, añadir la yema de huevo y remover bien. Sazonar al gusto.

Bechamel de pasta con brócoli

Una de las habilidades que todo cocinero debería dominar es la de preparar una buena bechamel.    La bechamel básica, o salsa de nata, como también se denomina, es la base de muchas otras salsas.

La bechamel es una salsa blanca que se elabora combinando leche caliente aromatizada o condimentada con un roux (que puede ver en la foto de abajo). La receta clásica, que es una de las salsas básicas, consiste en aromatizar la leche calentándola con una hoja de laurel, una rodaja de cebolla y una hoja de macis de nuez moscada.    Se deja infusionar durante una media hora y luego se espesa la salsa con un roux.

El roux se hace combinando partes iguales de mantequilla y harina.    En general, hay tres tipos de roux: blanco, pajizo (rubio) o marrón, según el color que se quiera dar a la salsa final, ya que la diferencia de color se debe a que la harina se ha dorado (o no) en distintos grados.

Después de mezclar la mantequilla derretida y la harina en un cazo al fuego, el roux debe cocinarse y removerse durante un corto periodo de tiempo para ayudar a eliminar el sabor a harina.    Cuanto más tiempo se cocine el roux, más oscuro se volverá.    Para una salsa básica de crema/bechamel no querrá que se dore en absoluto si puede evitarlo.

TE PUEDE INTERESAR  ¿cómo se toma la chía para bajar de peso

Gratinado de brócoli saludable

Ahora hablemos de la bechamel.    Es una de las 4 grandes salsas y se utiliza en la cocina francesa específicamente, pero tiene variaciones en todo el mundo.    Algo en lo que me gusta mucho usarla es en la lasaña en lugar de la ricotta a veces.    Es un brebaje increíble, aterciopelado, cremoso y espeso, condimentado con nuez moscada, que probablemente hará que se te pongan los ojos en blanco.    Probablemente.

Mientras se derrite la mantequilla, hierve la pasta.    Yo hice 1/2 libra de penne, pero realmente puedes usar cualquier tipo que te guste.    Lo importante es cocerla sólo durante 2/3 del tiempo que recomienda la caja.    La vas a mezclar con la salsa y luego la vas a hornear, y a nadie le gusta la pasta blanda.    Escúrrela y apártala cuando esté CASI al dente y ya estará lista.

Una vez que el roux empiece a oscurecerse, vierte la leche y bátelo hasta que esté bien combinado.    Mientras lo haces, te saldrá un vapor en la cara… no te asustes, se supone que es así.    No hay nada malo en combinar el cuidado personal con la cocina, ¿verdad?

Ahora es cuando por fin puedes tomarte un pequeño descanso con el revuelto.    Tendrás que seguir haciéndolo cada minuto más o menos, pero tienes que dejarlo estar y dejar que se espese.    ¡Al principio empezarás a ver burbujas en los bordes como en la foto de arriba, pero muy pronto verás las burbujas en el centro y la mezcla estará claramente espesando!

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad