Costillas adobadas con patatas al horno

Costillas adobadas con patatas al horno
Escrito por redactor el 05 Nov 2021 en blog

Costillas adobadas con patatas al horno

Costillas en el horno

En cuanto a la cuestión de la salud, encontrarás estudios/expertos/consejos en ambos lados de la valla. Yo sitúo la carne (incluso la más grasa, como las costillas) en la categoría de saludable. Es un alimento real, no procesado, que los humanos han estado comiendo durante cientos de miles de años. Personalmente, me siento bien comiéndola.

¿Es fácil de hacer? Muy fácil. El aliño de especias se hace con unas pocas especias básicas de la despensa. Luego, en lugar de untarlo con salsa barbacoa, un chorrito de miel al final es todo lo que necesita para dorar la parte superior. Bono #1: no hay necesidad de perder tiempo haciendo tu propia salsa BBQ. Bono #2: no tienes que usar una salsa BBQ cargada de azúcar, comprada en la tienda.

Una vez que hayas espolvoreado las especias, pon las costillas en una bandeja para hornear. A mí me gusta forrarla con papel pergamino para facilitar la limpieza. Cubre la bandeja con papel de aluminio y mete las costillas en el horno.

NotasAntes de añadir las especias a las costillas, asegúrate de que se ha eliminado la membrana de la parte trasera. Si la fina piel está todavía en las costillas, utiliza un cuchillo de pelar para levantar un poco y luego arrancar el resto. Es un poco resbaladiza pero debería salir en una sola pieza.


Costillas italianas y patatas

En cuanto a la cuestión de la salud, encontrarás estudios/expertos/consejos en ambos lados de la valla. Yo sitúo la carne (incluso la más grasa, como las costillas) en la categoría de saludable. Es un alimento real, no procesado, que los humanos han estado comiendo durante cientos de miles de años. Personalmente, me siento bien comiéndola.

¿Es fácil de hacer? Muy fácil. El aliño de especias se hace con unas pocas especias básicas de la despensa. Luego, en lugar de untarlo con salsa barbacoa, un chorrito de miel al final es todo lo que necesita para dorar la parte superior. Bono #1: no hay necesidad de perder tiempo haciendo tu propia salsa BBQ. Bono #2: no tienes que usar una salsa BBQ cargada de azúcar, comprada en la tienda.

Una vez que hayas espolvoreado las especias, pon las costillas en una bandeja para hornear. A mí me gusta forrarla con papel pergamino para facilitar la limpieza. Cubre la bandeja con papel de aluminio y mete las costillas en el horno.

NotasAntes de añadir las especias a las costillas, asegúrate de que se ha eliminado la membrana de la parte trasera. Si la fina piel está todavía en las costillas, utiliza un cuchillo de pelar para levantar un poco y luego arrancar el resto. Es un poco resbaladiza pero debería salir en una sola pieza.

Costillas de cerdo chinas con patatas

Las costillas se marinan en una pasta espesa de pimiento rojo, se guisan hasta que están tiernas y se sirven sobre patatas asadas en este plato portugués, que apareció por primera vez en nuestro número de noviembre de 2013 con el relato de Jean Anderson The Food I Dream Of. La pasta está bien condimentada, por lo que no es necesario añadir sal. Consiga la receta de Entrecosto no Forno ". Todd Coleman

Las costillas se marinan en una pasta espesa de pimiento rojo, se guisan hasta que están tiernas y se sirven sobre patatas asadas en este plato portugués, que apareció por primera vez en nuestro número de noviembre de 2013 con el relato de Jean Anderson La comida que sueño. La pasta está bien condimentada, por lo que no es necesario añadir sal.

Costillas y patatas al horno

Las costillas se marinan en una pasta espesa de pimiento rojo, se guisan hasta que están tiernas y se sirven sobre patatas asadas en este plato portugués, que apareció por primera vez en nuestro número de noviembre de 2013 con el relato de Jean Anderson La comida que sueño. La pasta está bien condimentada, por lo que no es necesario añadir sal. Consiga la receta de Entrecosto no Forno ". Todd Coleman

Las costillas se marinan en una pasta espesa de pimiento rojo, se guisan hasta que están tiernas y se sirven sobre patatas asadas en este plato portugués, que apareció por primera vez en nuestro número de noviembre de 2013 con el relato de Jean Anderson La comida que sueño. La pasta está bien condimentada, por lo que no es necesario añadir sal.

Etiquetas: