Pechugas de pollo rebozadas jugosas

Pechugas de pollo rebozadas jugosas
Escrito por redactor el 31 Oct 2021 en blog

Pechugas de pollo rebozadas jugosas

Freír pechuga de pollo deshuesada y sin piel en la sartén

Crecí en una familia de cocineros y después de obtener una licenciatura en español y antropología, me di cuenta de que lo que realmente quería hacer era ir a la escuela culinaria. Después de trabajar en un banco de Nueva York durante unos años, me las arreglé para ir a la escuela culinaria y conseguí mis primeros trabajos en las cocinas de Nueva York ...

Crecí en una familia de cocineros y, tras licenciarme en español y antropología, me di cuenta de que lo que realmente quería hacer era ir a la escuela de cocina. Después de trabajar en un banco de Nueva York durante unos años, me las arreglé para ir a la escuela culinaria y conseguí mis primeros trabajos en las cocinas de Nueva York ...

Esto es comida reconfortante en su máxima expresión. Aunque no estoy seguro de quién habría juntado gofres y pollo frito en primer lugar, me encantaría chocar los cinco con quien lo haya hecho.  ¿Mi consejo?  No te saltes la miel. Le da un toque dulce y complementario al sabroso y crujiente pollo frito.  Utiliza pechugas de pollo para que se mantengan jugosas, luego rebózalas en la masa y fríelas rápidamente para obtener un pollo rebozado jugoso y a la vez crujiente.


Pechuga de pollo crujiente

¿Está cansado de las pechugas de pollo secas y gomosas? ¿Anhela una receta de pollo sencilla que le permita obtener una pechuga de pollo jugosa? Sólo quiere un pollo sabroso que sea una pizarra en blanco para cualquier receta de pollo. ¿Es mucho pedir?

No, amigo mío. Es un deseo razonable y totalmente alcanzable. La mejor manera de conseguir el resultado que desea es aprender algunas técnicas. Puede aplicar estas técnicas a una variedad de métodos de cocción. Pero este artículo se centra en la cocción de pechuga de pollo deshuesada y sin piel en la estufa.

Sigo estos 7 pasos cada vez que cocino pechuga de pollo sin piel en la estufa. Estas técnicas nunca me han fallado. Cada vez que sigo este plan de 7 pasos, el resultado es una pechuga de pollo jugosa y perfecta: dorada, húmeda, jugosa, sabrosa, deliciosa.

Me comprometí a no dejar que una comida mal cocinada volviera a arruinar una amistad. Estaba decidida a dominar la habilidad de cocinar el pollo en los fogones. Eso me llevó a investigar y experimentar, además de un montón de pruebas y errores.

Receta de pechuga de pollo frita sureña

Las pechugas de pollo fritas verdaderamente crujientes son un alimento básico para la cena que le encantará a toda la familia. Obtén todos mis consejos para hacer esa corteza crujiente que anhelas, sazonar como un profesional (y atajos si no sabes cómo), y fríelas como si la "sartén de hierro fundido" fuera tu segundo nombre.

Mis crispy fried chicken tenders no llevan suero de leche, pero si quieres mojar los tuyos en un poco antes de pasarlos por la primera ronda de harina, puedes hacerlo. Yo simplemente no lo hice aquí porque consigo la mejor corteza con huevo y harina.

Puedes hacer que tu familia sea la más insalubre de la cuadra. Quiero decir, piensa en ello: donas, pepinillos, Twinkies, pasteles de embudo. Oh, hombre. Pasteles de embudo. Sólo estoy mirando por tus mejores intereses aquí.

Hey Margaret--Yo uso aceite de coco refinado para freír. No tiene ningún sabor a coco. El proceso de refinado lo elimina. Me gusta el no refinado para hornear y para usarlo en batidos y sí sabe a coco. --Rachel

Jugosa pechuga de pollo deshuesada frita

Haz acopio de estas jugosas y fáciles pechugas de pollo empanadas para una cena rápida entre semana. Son extra tiernas y sabrosas gracias a una marinada de suero de leche y una crujiente corteza de panko con parmesano. Esta será una de sus recetas favoritas.

Cada vez que pregunto a mi familia qué quieren para cenar, me encuentro con un rotundo "¡Pollo de Max!", que es nuestro nombre en clave familiar para mis fáciles pechugas de pollo empanadas. Nuestro amigo de la familia las apodó así en honor a mi hijo Max, que está obsesionado con este plato.

Hay una razón por la que siempre pide estas pechugas de pollo empanadas. Las marino en suero de leche, lo que les da un sabor ácido y las hace muy tiernas, y luego las paso por pan rallado de parmesano para que queden crujientes.

Utilizo pechugas de pollo de corte fino para que se cocinen literalmente en unos cinco o diez minutos, lo que significa que la cena está en la mesa en un tiempo récord. Se pueden cortar en rodajas y servir encima de tu ensalada favorita, acompañadas de verduras asadas y puré de patatas, o metidas en un panecillo con lechuga y tomate para hacer un sabroso sándwich.

Etiquetas: