Como hacer queso fresco de burgos

Como hacer queso fresco de burgos

Queso de burgos uk

El queso de Burgos es un queso típico de esta provincia de Castilla y León, y toma su nombre de la ciudad donde históricamente se celebraba un mercado semanal que reunía a los campesinos del barrio para vender sus quesos elaborados originalmente con leche de oveja. En la actualidad, es más habitual encontrarlos elaborados con leche de vaca. Este queso fresco Flor de Burgos se presenta en un bote con tapa, un punto a su favor ya que facilita su conservación si no se consume al momento. Tiene un aspecto irregular, con algunos agujeros. Desprende un aroma dominante a leche fresca con matices afrutados y a frutos secos. La textura es gelatinosa pero consistente y deja el grano de la cuajada. Su consumo ofrece una gran variedad de posibilidades: en platos fríos, tanto dulces como salados; en postres; en pastelería; en tostadas; en ensaladas e incluso -para los más atrevidos- a la plancha, en forma de redondo dorado y con una gota de aceite y aderezado con vinagre, sal y pimienta.

Los Superquesos es la primera guía de quesos publicada en España. Su objetivo es asesorar al consumidor sobre la enorme variedad de la oferta de los principales supermercados del país y darle las claves para disfrutar de algunos de los mejores quesos del mundo. También es una ayuda imprescindible en la divertida aventura de descubrir nuevos quesos.

Queso fresco de burgos en español

El queso blanco y el queso fresco es un queso fresco y cremoso (sin madurar), que suele elaborarse con leche de vaca o de cabra. Su sabor es fresco y brillante, con un sabor ligeramente salado y ácido. Aunque es lechoso, el queso fresco no es rico, y es más bien similar a la mozzarella fresca. En Estados Unidos, el queso fresco pasteurizado es común, pero es tan fácil de hacer en casa que no hay razón para comprarlo.

TE PUEDE INTERESAR  Como hacer tortitas sin levadura

Este tipo de queso se elabora con leche caliente cuajada con un ácido. No necesita cuajo ni otros ingredientes: basta con vinagre o zumo de limón. Una vez que se forma la cuajada, se cuela el suero y la cuajada puede prensarse para obtener un queso más firme, o utilizarse en forma cremosa y untable. (Técnicamente, en algunos lugares, el queso fresco se prepara con cuajo, y el queso blanco es el término para este queso que se hace con ácido).

Una de las ventajas de hacer este queso uno mismo es que se puede controlar su textura. La cuajada del queso blanco se puede «prensar» para obtener un queso más firme que se puede cortar en rodajas, desmenuzar e incluso freír (este queso no se «derrite», sino que se ablanda al calentarlo). O simplemente se puede colar con una gasa y disfrutar de una textura más cremosa y untable. El queso fresco se disfruta en todo, desde arepas hasta patatas y plátanos, e incluso se utiliza en salsas y productos horneados.

Queso de burgos usa

Las condiciones climáticas y orográficas de la ciudad de Burgos, situada en la comunidad autónoma de Castilla y León (España), han hecho posible la elaboración de una de las cuestiones más reconocidas de este país. El queso de Burgos es posible gracias a las bajas temperaturas y a la altura de la ciudad, por lo que se puede conservar sin necesidad de un proceso de curación.

Originalmente, los ciudadanos de la provincia se reúnen y conocen en el mercado para vender sus quesos de oveja, durante las temporadas de invierno y primavera. El queso de Burgos se elabora con leche de oveja, aunque hoy en día es más difícil de encontrar, ya que las empresas han optado por utilizar leche de vaca o una mezcla de ambas.

TE PUEDE INTERESAR  Como hacer huevo duro en olla

Para saber diferenciar el verdadero queso de Burgos del que no lo es, se ha solicitado una concesión de denominación de origen, en la que se especifica que para llamarse «queso de Burgos» es necesario que contenga al menos un 5-10% de leche de oveja.

El queso de Burgos es de color blanco, no tiene corteza y su textura es blanda y tiene un tiempo de espera de suero. El olor es como el de la leche fresca y dependiendo del porcentaje de leche de oveja se pueden apreciar más o menos los matices. Si nos vamos a la textura en boca, podemos decir que es una textura suave, ligeramente mantecosa y que su sabor es ligero, con ciertos toques salados, y su regimiento será más o menos duradero dependiendo de la cantidad de leche de oveja.

Comprar queso fresco

Aquí va una sugerencia: acompañado de otros productos, como miel, membrillo o nueces, y suele estar presente después de la cena, como postre. No conozco este queso, pero parece ser un queso blanco de oveja fresco y algo soso. No es raro que en Francia se sirva un queso blanco fresco como éste con acompañamientos salados o dulces que incluyen pimienta negra o algo dulce como azúcar, miel, bayas y crema fresca. Supongo que la miel es mucho más interesante y, por tanto, más común que el azúcar, que no añade ningún sabor, pero puede ser menos caro.

Entre las publicaciones recientes de WorldTable se encuentran: los comentarios sobre la información de las estrellas Michelin en The NY Times, la propuesta de NJ de prohibir el foie gras, los comentarios de Michael Ruhlman en los blogs sobre la propuesta de NJ y el artículo de Bill Buford en el New Yorker sobre la Food Network.

TE PUEDE INTERESAR  Como ablandar la carne de cerdo

Los quesos frescos se comen a menudo como postre en toda España acompañados de un edulcorante que supongo que era tradicionalmente la miel, por ejemplo, mel i mato en Cataluña (miel y queso mato), y a menudo también con frutos secos. Me sumo a la opinión de Bux de que el azúcar es una oferta más económica, pero menos satisfactoria.

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad