Como hacer una buena bechamel

Como hacer una buena bechamel

Salsa de queso para lasaña

La salsa blanca, o bechamel, es una de las cinco salsas madre clásicas francesas. En los anales de la cocina francesa clásica hay cinco salsas «madre»: bechamel, velouté, espagnole, holandesa y salsa de tomate.

La bechamel se denomina a veces simplemente salsa blanca o salsa de nata, aunque se hace con leche, no con nata. Es rápida y fácil. Se utiliza en guisos, como base de suflés o incluso en algunas recetas de lasaña.

De hecho, sólo tiene tres ingredientes: leche, harina y mantequilla. Comienza con un roux rubio, hecho batiendo la harina y la mantequilla durante unos 2 minutos en un cazo al fuego. Es el tiempo suficiente para cocer la harina sin que se dore, para eliminar el sabor pastoso que se desprende de la harina cruda. Una vez que el roux haya burbujeado durante uno o dos minutos, añada la mitad de la leche y bata para eliminar los grumos. A continuación, añada el resto de la leche.

Muchas recetas abogan por calentar la leche cuando se hace una bechamel, pero yo he comprobado que calentar la leche es un paso extra innecesario. En la práctica, la salsa es más fácil de manejar con leche fría, ya que no se forman grumos con demasiada rapidez.

Relación de la salsa bechamel

La salsa blanca, o bechamel, es una de las cinco salsas madre clásicas francesas. En los anales de la cocina francesa clásica hay cinco salsas «madre»: bechamel, velouté, espagnole, holandesa y salsa tomat.

TE PUEDE INTERESAR  Como desalar una comida salada

La bechamel se denomina a veces simplemente salsa blanca o salsa de nata, aunque se hace con leche, no con nata. Es rápida y fácil. Se utiliza en guisos, como base de suflés o incluso en algunas recetas de lasaña.

De hecho, sólo tiene tres ingredientes: leche, harina y mantequilla. Comienza con un roux rubio, hecho batiendo la harina y la mantequilla durante unos 2 minutos en un cazo al fuego. Es el tiempo suficiente para cocer la harina sin que se dore, para eliminar el sabor pastoso que se desprende de la harina cruda. Una vez que el roux haya burbujeado durante uno o dos minutos, añada la mitad de la leche y bata para eliminar los grumos. A continuación, añada el resto de la leche.

Muchas recetas abogan por calentar la leche cuando se hace una bechamel, pero yo he comprobado que calentar la leche es un paso extra innecesario. En la práctica, la salsa es más fácil de manejar con leche fría, ya que no se forman grumos con demasiada rapidez.

Pimienta negra

La salsa blanca es increíblemente fácil de hacer y sólo requiere tres ingredientes clave: mantequilla, harina común y leche entera. Nuestra receta de salsa blanca básica es sencilla, pero puede añadir un par de hojas de laurel con la leche al calentarla para darle más sabor, pero no olvide retirarlas después de la cocción. Utilizada como una deliciosa capa intermedia para la lasaña o vertida sobre un delicioso pastel de pescado, la salsa blanca también puede añadirse a platos de pollo y pasta.

Para un pastel de pescado, cambie la mitad de la leche por caldo de pescado, y para un pastel de pollo cambie por caldo de pollo y 100 ml de vino blanco. Para hacer una salsa de queso, añada 100 g de queso Cheddar rallado y 1 cucharada de mostaza integral a la salsa blanca básica.

TE PUEDE INTERESAR  Como hacer espagueti de calabacin

Esta clásica salsa blanca puede adaptarse fácilmente a una dieta vegana sustituyendo los ingredientes a base de lácteos. Cambie 600 ml de leche entera por 600 ml de leche de avena, guisantes o soja sin azúcar. Los 50g de mantequilla se pueden cambiar por 50g de pasta de untar vegana.

Una vez que la salsa se haya enfriado por completo a temperatura ambiente, introdúzcala en una bolsa de congelación. Es mejor guardarla en porciones para que se descongele más rápido. Congele hasta 6 meses. Descongelar durante la noche en la nevera. Una vez descongelada la salsa, hay que recalentarla suavemente en la placa de cocción y es posible que también haya que añadir una pizca de mantequilla.

Harina común

La salsa blanca es increíblemente fácil de hacer y sólo requiere tres ingredientes clave: mantequilla, harina común y leche entera. Nuestra receta de salsa blanca básica es sencilla, pero puede añadir un par de hojas de laurel con la leche al calentarla para darle más sabor, pero no olvide retirarlas después de la cocción. Utilizada como una deliciosa capa intermedia para la lasaña o vertida sobre un delicioso pastel de pescado, la salsa blanca también puede añadirse a platos de pollo y pasta.

Para un pastel de pescado, cambie la mitad de la leche por caldo de pescado, y para un pastel de pollo cambie por caldo de pollo y 100 ml de vino blanco. Para hacer una salsa de queso, añada 100 g de queso Cheddar rallado y 1 cucharada de mostaza integral a la salsa blanca básica.

Esta clásica salsa blanca puede adaptarse fácilmente a una dieta vegana sustituyendo los ingredientes a base de lácteos. Cambie 600 ml de leche entera por 600 ml de leche de avena, guisantes o soja sin azúcar. Los 50g de mantequilla se pueden cambiar por 50g de pasta de untar vegana.

TE PUEDE INTERESAR  Como hacer alitas de pollo fritas en sartén

Una vez que la salsa se haya enfriado por completo a temperatura ambiente, introdúzcala en una bolsa de congelación. Es mejor guardarla en porciones para que se descongele más rápido. Congele hasta 6 meses. Descongelar durante la noche en la nevera. Una vez descongelada la salsa, hay que recalentarla suavemente en la placa de cocción y es posible que también haya que añadir una pizca de mantequilla.

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad