Como hacer yogurt natural en casa

Como hacer yogurt natural en casa

Cultivos para la salud yogur griego…

El yogur casero es muy fácil de hacer. Lo único que necesitas es leche de buena calidad, unas cuantas cucharadas de tu yogur natural favorito para utilizarlo como cultivo iniciador y algo de tiempo para dejarlo reposar. Puedes sustituirla por leche baja en grasa si lo prefieres; el 2 por ciento funciona mucho mejor que el 1 por ciento. La leche desnatada te dará un yogur más fino, aunque si añades un poco de leche en polvo a la leche mientras se calienta (aproximadamente 1/2 taza), eso ayudará a espesarlo. La leche cremosa (no homogeneizada) le dará una capa de crema a su yogur. La leche homogeneizada es suave en su totalidad.

Cómo hacer el mejor yogur en casa

Durante el último año y medio, no han sido pocas las noches en las que me he acostado agotada y he olvidado vaciar la leche que quedaba en el biberón de mi hijo. Al abrirlo a la mañana siguiente, en lugar de leche líquida, a veces me encontraba con cuajos cultivados formados a partir de nada más que de su retroceso rico en bacterias y del tiempo. Era asqueroso. Realmente asqueroso. Pero ahora me doy cuenta de que la leche coagulada estaba tratando de decirme algo: la solución a un problema que me había estado molestando durante meses.

El problema era este artículo sobre el yogur casero. A lo largo de mis pruebas, había conseguido hacer grandes lotes de yogur rico y cremoso cada vez. Pero cada vez que intentaba utilizar mi primer lote para cultivar un segundo, todo se venía abajo. No importaba si había utilizado un cultivo iniciador liofilizado o una o dos cucharadas de yogur comprado en la tienda; no importaba la configuración que había utilizado para incubar el yogur, ni la leche que había elegido. Todos mis intentos de mantener el cultivo en marcha eran un auténtico fracaso.

TE PUEDE INTERESAR  Como hacer tartas de fondant

Cómo hacer yogur sin yogur

Durante el último año y medio, no han sido pocas las noches en las que me he acostado agotada y he olvidado vaciar la leche que no había terminado de tomar el biberón de mi hijo. Al abrirlo a la mañana siguiente, en lugar de leche líquida, a veces me encontraba con cuajos cultivados formados a partir de nada más que de su retroceso rico en bacterias y del tiempo. Era asqueroso. Realmente asqueroso. Pero ahora me doy cuenta de que la leche coagulada estaba tratando de decirme algo: la solución a un problema que me había estado molestando durante meses.

El problema era este artículo sobre el yogur casero. A lo largo de mis pruebas, había conseguido hacer grandes lotes de yogur rico y cremoso cada vez. Pero cada vez que intentaba utilizar mi primer lote para cultivar un segundo, todo se venía abajo. No importaba si había utilizado un cultivo iniciador liofilizado o una o dos cucharadas de yogur comprado en la tienda; no importaba la configuración que había utilizado para incubar el yogur, ni la leche que había elegido. Todos mis intentos de mantener el cultivo en marcha eran un auténtico fracaso.

Yogur griego natural de gran valor

El yogur casero es muy fácil de hacer. Lo único que necesitas es leche de buena calidad, unas cuantas cucharadas de tu yogur natural favorito para utilizarlo como cultivo iniciador y algo de tiempo para dejarlo reposar. Puedes sustituirla por leche baja en grasa si lo prefieres; el 2 por ciento funciona mucho mejor que el 1 por ciento. La leche desnatada te dará un yogur más fino, aunque si añades un poco de leche en polvo a la leche mientras se calienta (aproximadamente 1/2 taza), eso ayudará a espesarlo. La leche cremosa (no homogeneizada) le dará una capa de crema a su yogur. La leche homogeneizada es suave en su totalidad.

TE PUEDE INTERESAR  Como bajar la azucar urgente

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad