Recetas de comidas suaves para el estómago

Recetas de comidas suaves para el estómago

Recetas vegetarianas respetuosas con el intestino

¿Buscas cómo mejorar tu salud intestinal? ¿Quieres las mejores recetas para el intestino? Prueba nuestras ideas a continuación y luego consulta nuestras recetas con miso, nuestras recetas con masa madre para un intestino sano, desayunos para un intestino sano y alimentos ricos en fibra. Si le interesa saber más sobre la salud intestinal, consulte nuestra serie de podcasts de cuatro partes sobre la salud intestinal.

Lo cierto es que las bacterias saludables del intestino, así como el sistema digestivo en su conjunto, necesitan un suministro constante de nutrientes para prosperar. Por ello, comer regularmente una amplia variedad de alimentos enteros y no procesados es una base importante para la salud intestinal. Sin embargo, algunos compuestos desempeñan un papel único en la promoción de la diversidad y la abundancia de bacterias. Entre ellos se encuentran la fibra, especialmente los prebióticos (el alimento preferido de las bacterias intestinales), los polifenoles (micronutrientes de origen vegetal repletos de antioxidantes) y los probióticos (bacterias saludables).

Dale una vuelta a la cena con este plato de salmón, aromatizado con miso, vinagre de arroz y jengibre. El miso es un condimento japonés que se elabora fermentando judías con koji, un cultivo de hongos. Es rico en probióticos saludables y está repleto de minerales como el hierro, el calcio y el fósforo, así como de vitaminas del grupo B que combaten el estrés.

Comidas ligeras y fáciles de digerir

¿Buscas cómo mejorar tu salud intestinal? ¿Quieres las mejores recetas para el intestino? Pruebe nuestras ideas a continuación y consulte nuestras recetas con miso, nuestras recetas con masa madre para un intestino sano, los desayunos para un intestino sano y los alimentos ricos en fibra. Si le interesa saber más sobre la salud intestinal, consulte nuestra serie de podcasts de cuatro partes sobre la salud intestinal.

TE PUEDE INTERESAR  Recetas de salsas para pescado

Lo cierto es que las bacterias saludables del intestino, así como el sistema digestivo en su conjunto, necesitan un suministro constante de nutrientes para prosperar. Por ello, comer regularmente una amplia variedad de alimentos enteros y no procesados es una base importante para la salud intestinal. Sin embargo, algunos compuestos desempeñan un papel único en la promoción de la diversidad y la abundancia de bacterias. Entre ellos se encuentran la fibra, especialmente los prebióticos (el alimento preferido de las bacterias intestinales), los polifenoles (micronutrientes de origen vegetal repletos de antioxidantes) y los probióticos (bacterias saludables).

Dale una vuelta a la cena con este plato de salmón, aromatizado con miso, vinagre de arroz y jengibre. El miso es un condimento japonés que se elabora fermentando judías con koji, un cultivo de hongos. Es rico en probióticos saludables y está repleto de minerales como el hierro, el calcio y el fósforo, así como de vitaminas del grupo B que combaten el estrés.

Recetas de pasta fáciles de digerir

El cuidado del intestino es un componente muy importante de una buena rutina de salud. Cada día, parece que otro estudio más relaciona sus bacterias con algún componente del bienestar, ya sea la salud mental o una piel sin acné. Tomar probióticos es, obviamente, una forma de potenciar su microbioma, pero nosotros preferimos estas 12 recetas para ayudar a mejorar la digestión y su salud intestinal en general.

Hay dos tipos de alimentos que necesitas para tener un intestino sano: los probióticos y los prebióticos. Mientras que los probióticos son bacterias saludables que viven en el intestino y ayudan a la absorción de nutrientes, los prebióticos son los que las alimentan. La kombucha es un alimento rico en probióticos hecho de té fermentado, por lo que es una gran bebida para añadir a tu dieta. (vía The Wild Gut)

TE PUEDE INTERESAR  Recetas caseras para toda la semana

Ahora un prebiótico. El diente de león es uno de esos alimentos que son buenos para casi *todo*, especialmente para alimentar las bacterias intestinales. Esta cálida bebida de chai es un gran sustituto del café matutino, con los sabores del cardamomo, el clavo, la canela, el jengibre y la miel. (vía The Kitchn)

La escarola es otro ingrediente prebiótico fantástico para favorecer un microbioma sano y diverso. Cubierta con queso de cabra desmenuzado y cargada de dulces manzanas fuji, esta ensalada ciertamente no sabe a comida sana… pero lo es. (vía Rhubarbarians)

Recetas de pechuga de pollo para el malestar estomacal

Los problemas digestivos, como los gases, el estreñimiento y la diarrea, afectan a millones de personas, y el 15 por ciento de los habitantes de los países occidentales sufre una forma grave de sensibilidad intestinal llamada síndrome del intestino irritable (SII).

En comparación con los carbohidratos refinados, como el pan blanco y la pasta, los cereales integrales aportan mucha fibra, así como nutrientes añadidos, como los ácidos grasos omega-3. Cuando las bacterias intestinales fermentan la fibra, producen ácidos grasos de cadena corta. Estas moléculas favorecen el buen funcionamiento de las células que recubren el colon, donde vive el 70% de nuestras células inmunitarias.

Las verduras de hoja verde, como las espinacas o la col rizada, son excelentes fuentes de fibra, así como de nutrientes como el folato, la vitamina C, la vitamina K y la vitamina A. Las investigaciones muestran que las verduras de hoja verde también contienen un tipo específico de azúcar que ayuda a alimentar el crecimiento de las bacterias intestinales saludables.

TE PUEDE INTERESAR  Receta de arroz chino tradicional

Si alguna vez te has dejado llevar por tu instinto a la hora de tomar una decisión o has sentido «mariposas en el estómago» cuando estás nervioso, es probable que estés recibiendo señales de una fuente inesperada: tu segundo cerebro. Escondido en las paredes del sistema digestivo, este «cerebro en el intestino» está revolucionando la comprensión de la medicina de los vínculos entre la digestión, el estado de ánimo, la salud e incluso la forma de pensar.

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad