Salsa para albóndigas con nata

Salsa para albóndigas con nata

Salsa de albóndigas suecas sin nata

Las albóndigas suecas son una de mis recetas favoritas de la infancia que sigue siéndolo de adulto. Las tiernas albóndigas hechas a mano desde cero junto con una salsa rica y cremosa son absolutamente deliciosas y son un claro favorito de la familia. Son sencillas de hacer, pero decadentes e impresionantes de servir, ¡a la vez que reconfortantes de disfrutar!

Cuando crecía, cada vez que mamá hacía sus albóndigas suecas, no podía esperar hasta la hora de la cena. Me quedaba tan cerca de ella como me permitía mientras cocinaba, poniéndome de puntillas para poder ver las ollas y sartenes todo el tiempo. Finalmente, cuando llegaba la hora de la cena, siempre sabía incluso mejor de lo que recordaba.

Esta receta está hecha desde cero con ingredientes sencillos, un poco de tiempo y mucho amor. Es un aperitivo especial que se sirve en fiestas o como una comida satisfactoria sobre puré de patatas o fideos anchos o giratorios. Aunque es definitivamente especial, esta receta abundante sigue siendo sencilla de hacer y da como resultado un plato delicioso perfecto para una comida entre semana o incluso para una ocasión especial.

Pasta cremosa de albóndigas

Las albóndigas suecas son una de mis recetas favoritas de la infancia que sigue siéndolo de adulto. Las tiernas albóndigas hechas a mano desde cero junto con una rica y cremosa salsa son absolutamente deliciosas y son definitivamente un favorito de la familia. Son sencillas de hacer, pero decadentes e impresionantes de servir, ¡a la vez que reconfortantes de disfrutar!

TE PUEDE INTERESAR  Pollo al ajillo en salsa de vino blanco

Cuando crecía, cada vez que mamá hacía sus albóndigas suecas, no podía esperar hasta la hora de la cena. Me quedaba tan cerca de ella como me permitía mientras cocinaba, poniéndome de puntillas para poder ver las ollas y sartenes todo el tiempo. Finalmente, cuando llegaba la hora de la cena, siempre sabía incluso mejor de lo que recordaba.

Esta receta está hecha desde cero con ingredientes sencillos, un poco de tiempo y mucho amor. Es un aperitivo especial que se sirve en fiestas o como una comida satisfactoria sobre puré de patatas o fideos anchos o giratorios. Aunque es definitivamente especial, esta receta abundante sigue siendo sencilla de hacer y da como resultado un plato delicioso perfecto para una comida entre semana o incluso para una ocasión especial.

Salsa fácil para albóndigas

Como para mucha gente, mi primer encuentro con las albóndigas suecas fue en el IKEA local cuando era niño. Por aquel entonces, comer en el restaurante de IKEA era el colmo de la sofisticación para mí, una experiencia que disfrutaba cada vez, sin pararme a pensar por qué estábamos, de hecho, comiendo en una tienda de muebles.

E incluso hoy en día, mientras temo cualquier viaje a IKEA y tener que navegar por el abarrotado laberinto interior en busca de un paquete de velas de té, nuestros hijos siempre están tan emocionados de sentarse a comer albóndigas suecas y un trozo de tarta de princesa de postre. Para mí, es mi recompensa por desafiar el viaje a IKEA en primer lugar.

Vuelve a poner las albóndigas en la sartén, baja el fuego y cocina a fuego lento durante unos 20 minutos. Este proceso garantizará que las albóndigas estén bien cocidas, y las albóndigas también infundirán más sabor al caldo.

TE PUEDE INTERESAR  Solomillo de cerdo con salsa de manzana

Pero lo que es absolutamente esencial es un poco de mermelada de arándanos rojos para acompañar las albóndigas. En verano, cuando los arándanos rojos están disponibles en los mercados agrícolas, me gusta hacer mi propia mermelada de arándanos rojos (que es muy rápida y fácil en pequeñas cantidades).

Salsa de albóndigas suecas ikea

Como para mucha gente, mi primer encuentro con las albóndigas suecas fue en el IKEA local cuando era niño. Por aquel entonces, comer en el restaurante de IKEA era el colmo de la sofisticación para mí, una experiencia que disfrutaba cada vez, sin pararme a pensar por qué estábamos, de hecho, comiendo en una tienda de muebles.

E incluso hoy en día, mientras temo cualquier viaje a IKEA y tener que navegar por el abarrotado laberinto interior en busca de un paquete de velas de té, nuestros hijos siempre están tan emocionados de sentarse a comer albóndigas suecas y un trozo de tarta de princesa de postre. Para mí, es mi recompensa por desafiar el viaje a IKEA en primer lugar.

Vuelve a poner las albóndigas en la sartén, baja el fuego y cocina a fuego lento durante unos 20 minutos. Este proceso garantizará que las albóndigas estén bien cocidas, y las albóndigas también infundirán más sabor al caldo.

Pero lo que es absolutamente esencial es un poco de mermelada de arándanos rojos para acompañar las albóndigas. En verano, cuando los arándanos rojos están disponibles en los mercados agrícolas, me gusta hacer mi propia mermelada de arándanos rojos (que es muy rápida y fácil en pequeñas cantidades).

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad